Características de la investigación científica

Características de la investigación científica

Resultado de imagen para ciencias

El proceso de la tarea investigativa, si es desarrollada de manera responsable debe cumplir con las siguientes condiciones:

Debe ser objetiva

Para alcanzar una objetividad científica el estudiante tiene que integrar todas las opciones posibles dentro de su tarea investigativa. Es decir, procurar que estén presentes todos los puntos de vista y opiniones sobre el asunto que se está investigando.

Si una investigación trata sobre un tema histórico, por ejemplo sobre una revolución, hay que ser objetivo y presentar tanto los argumentos de los revolucionarios como de los contrarrevolucionarios, aunque al final el autor de la investigación debe dejar claro su criterio y sus propias conclusiones.

De igual manera al abordar un tema social, Al investigar el surgimiento de las pandillas en una ciudad lo equilibrado es presentar en la investigación, tanto los problemas y peligros producidos por el incremento de pandillas, como las razones y motivos que llevan a los jóvenes a unirse a ellas.

Ocultar un dato histórico o un argumento solamente porque es contrario a nuestra hipótesis es deshonesto, un acto digno de un inquisidor del medioevo. No se debe olvidar que la razón principal para investigar es encontrar la verdad sobre un asunto, no la de defender un criterio. Para lograr ese objetivo es necesario tomar en cuenta los argumentos contrarios a los nuestros y darles su justo lugar.

Eso obliga al autor a ser más prolijo, lógico y sensato en el desarrollo de la argumentación, lo que otorga más solidez a sus conclusiones finales.

Debe ser novedosa

Para que un trabajo investigativo sea novedoso no tiene que ser único en su género. Es prácticamente imposible encontrar un tema que jamás haya sido tocado. En el libro de Eclesiastés se encuentra esta sentencia:

“Lo que fue, eso será; lo que se hizo, eso se hará. Nada nuevo hay bajo el sol. Si algo hay de que se diga: «Mira, eso sí que es nuevo», aun eso ya sucedió en los siglos que nos precedieron”, (Eclesiastés 1:9 y 10, Biblia de Jerusalén).

Entonces lo nuevo de una investigación documental difícilmente puede ser el tema, más bien el autor debe procurar ser novedoso u original en uno de estos aspectos:

En el desarrollo de la argumentación

Aquí se deben presentar los argumentos incluyendo algunos factores poco conocidos como el trasfondo histórico o ideológico de sus proponentes o presentándolos de una manera interesante. Se pueden resaltar los contrastes y las coincidencias entre dos ideologías o personajes contrapuestos. Por ejemplo entre el conservadorismo del Dr. Gabriel García Moreno y el liberalismo del Gral. Eloy Alfaro, quienes aunque enemigos ideológicos hicieron aportes significativos a favor de la nación.

Si se está analizando un tema social se pueden mencionar datos de otras ciencias relacionándolas con el tema. Por ejemplo si se está considerando el tema del alcoholismo como un mal para la sociedad, convendría incluir un capítulo sobre los efectos fisiológicos nocivos del alcohol en el cuerpo humano, aunque la monografía no sea de química y de biología.

Por otro lado, y siguiendo el mismo ejemplo, si un estudiante de la especialidad Químico — Biológica decide realizar una investigación sobre los efectos del alcohol en el organismo, podría incluir un capítulo sobre las consecuencias del alcoholismo para la familia y la sociedad.

En lo actualizado de sus datos

El estudiante debe procurar que su trabajo contenga datos frescos, estadísticas recientes, nuevas teorías presentadas por los expertos. En esta época de la información tanto los libros como las enciclopedias rápidamente pierden su vigencia, continuamente se están realizando nuevas investigaciones y descubrimientos en todas las ramas del saber. Dónde encontrar información fresca.

Una opción es ir hasta los nuevos libros que se hayan publicado. Otra alternativa más sencilla es buscar, navegando en Internet, todos los datos nuevos sobre el tema. Por ser un medio de económico y de actualización inmediata es posible encontrar en Internet mucha información reciente.

Pero debemos tener cuidado con la información que encontramos en Internet. No todo lo que se presenta allí puede ser real. Muchos empíricos y excéntricos proponen sus ideas por ese medio.

Estos son algunos ejemplos de conjeturas estrafalarias que se han presentado en la red mundial: Que el uso de los desodorantes de bolita producen en las mujeres cáncer al seno. Que el hombre nunca ha llegado a la luna. Que Adolfo Hitler pudo ser una mujer. Como estas es posible encontrar otras teorías y aún afirmaciones carentes de lógica.

¿Entonces cómo podemos saber si tal o cual información de Internet es válida? La respuesta es indagar bien quien es la persona o institución que presenta esa información. Podemos tener mayor confianza cuando la página web que estamos investigando pertenece a una

Universidad, un laboratorio, una Fundación, una casa editorial, un erudito, un experto, un profesor universitario, un científico reconocido, o al gobierno de una nación.

Debe ser modesta

No debe confundirse la modestia en el trabajo investigativo con la pobreza de argumentos que más bien podría evidenciar negligencia por parte del autor. La grandeza de un investigador está en reconocer sus limitaciones.

Una investigación honesta debe dar el crédito debido a los autores de toda información que se haya citado en el trabajo.

Es decir, si pone en su monografía un dato que ha tomado de algún medio, debe ponerse una nota donde quede constancia del lugar de dónde obtuvo esa información, de la fuente que usó. Si el estudiante no lo hace estaría dando a entender que esa idea es suya, y eso podría traerle problemas, porque en el momento en que defienda su investigación algún miembro del tribunal puede preguntarle cómo llegó a esa conclusión.

Cuando se presenta un argumento contrario al de un autor se requiere hacerlo sin petulancia, el envanecimiento y la arrogancia no son propios de un investigador sabio.

Dentro de las Ciencias Sociales, especialmente en política, religión y filosofía los criterios, las ideas y las conclusiones propias, deben ser presentadas con honor y firmeza, pero con sencillez. Puesto que cave aún que en el futuro el autor mismo cambie de criterio, cosa que le ha ocurrido aún a grandes escritores. Por supuesto que una persona íntegra debe mantener firmes sus principios relacionados con su rectitud moral, pero en cuanto a opiniones lo más prudente es expresarlas con sencillez.

Comparte por favor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *