Psicología del yo en el desarrollo del bebé

La psicología del yo en el desarrollo del bebé.

Resultado de imagen para bebé

Desde que la psicología del yo llegó a ser un tema de la investigación psicoanalítica, comenzó a centrarse el interés en el objeto libidinal. Freud había introducido el concepto de la elección de objeto muy temprano, ya en 1905, con sus Tres ensayos sobre la teoría sexual.

Por cierto fue tal vez ésta la única ocasión en que trató en detalle las relaciones recíprocas entre la madre y el hijo, entre el objeto y el sujeto. Sólo rara vez volvió a tocar el tema en el trascurso de su trabajo posterior.

Dondequiera que habla del objeto libidinal, lo hace ante todo desde el punto de vista del sujeto. Se ocupará de la catexia de objeto, de la elección de objeto, pero sólo excepcionalmente de las relaciones de objeto.

En las páginas que siguen estudiaremos estas relaciones recíprocas entre madre e hijo y trataremos de captar lo que ocurre entre ambos. Basándonos en observaciones directas y en experimentos con infantes, ofreceremos nuestros hallazgos e ideas sobre las relaciones de objeto: sus comienzos, su desarrollo, sus etapas y ciertas anomalías.

Siendo incapaz de conservarse vivo por sus propios medios

También intentaremos arrojar alguna luz sobre la forma en que esas relaciones garantizan la supervivencia y se encargan del despliegue de los sectores somático y psíquico de la personalidad.

La mayor parte del primer año de vida está dedicado a esforzarse por sobrevivir y a formar y elaborar dispositivos de adaptación que sirvan para conseguir esa meta. Una y otra vez nos recuerda Freud que el lactante, durante este periodo de su vida, está desamparado, siendo incapaz de conservarse vivo por sus propios medios.

Todo aquello de que carece el infante, lo compensa y proporciona la madre. Ésta atiende a todas sus necesidades. El resultado es una relación complementaria, una diada. En la medida en que las potencialidades propias del infante se desarrollan en el trascurso del primer año de vida, se irá haciendo independiente del medio que lo rodea.

Este proceso, como es natural, se efectúa tanto en el sector somático como en el psicológico de la personalidad del infante. En este estudio trataremos primordialmente del último de estos sectores.

Motivo de discusión y comunes en algunos círculos psicológicos

Mostraremos cómo el crecimiento y el desarrollo, en el sector psicológico, de-penden esencialmente del establecimiento y el despliegue progresivo de relaciones de objeto cada vez más significativas, es decir, de relaciones sociales.

Con el propósito de organizar mi investigación y de interpretar mis hallazgos, me he valido de una serie de proposiciones psicoanalíticas. No obstante, antes de examinar esas proposiciones en detalle, deseo dejar establecida mi posición frente a ciertos supuestos, que son motivo de discusión y comunes en algunos círculos psicológicos y psicoanalíticos, acerca de las dotes psicológicas del neonato.

Mi propio pensamiento se basa en el concepto freudiano del neonato que lo ve como un organismo psicológicamente indiferenciado, venido al mundo con un equipo congénito y ciertas Anlagen.

Comparte por favor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.