¿Qué era la cosmogonía de Hesíodo?

¿Qué era la cosmogonía de Hesíodo?

Resultado de imagen para cosmogonía de Hesíodo

A PESAR DEL GRAN DESARROLLO DEL pensamiento racional en general y de la filosofía en particular durante esta etapa, en la Antigua Grecia jamás desaparecerá la admiración por los relatos mitológicos y los grandes poemas épicos que imperó en la Grecia arcaica. Y es que estos son mucho más que lo tradicional; son también la base sobre la que se sustenta la cultura común de la Hélade, referencia para los griegos de cualquier origen geográfico y extracto social.

Con el paso de los siglos, estos textos fundacionales griegos pasan a serlo para toda la cultura occidental: inspiración para las artes, referencia de excelencia cultural y conocimiento indispensable para cualquier persona ilustrada.

Sobre la cosmogonía —es decir, la génesis del cosmos, el origen del mundo—, el texto canónico se halla en la Teología de Hesíodo. Esta y el resto de sus obras ya se estudian con esmero durante el siglo vi a.C., síntoma de la importancia que dan los griegos cultos al mito, puesto que el poeta recoge, ordena y pone por escrito todo un universo mitológico que hasta entonces se transmite de forma oral, con las modificaciones, contradicciones y pérdidas de información que esto conlleva.

En su Teología, Hesíodo cuenta cómo a partir de un caos informe se pasa a un cosmos ordenado, progresivamente más justo y bello gracias a la aparición de varias generaciones de dioses. En el mito, tanto la naturaleza como lo humano están divinizados (hay dioses para la tierra, los ríos y hasta las fuentes; para el amor, la ira o la venganza). Además, las divinidades tienen rasgos muy humanos: en la primera generación (Gea-Tierra, Ponto-Mar, Cronos-Tiempo) son rasgos de carácter y conducta pero a partir de la segunda y especialmente en la tercera (dioses Olímpicos) incluso el físico es como el de los hombres y las mujeres.

¿El origen del universo es el origen del mundo?

Según la cosmogonía mítica que relata Hesíodo, Caos emerge de forma espontánea. Tras él, aparecen Gea, la Tierra, para dar un hogar ordenado y seguro a dioses y mortales; Tártaro, el submundo bajo la Tierra; y Eros, el amor que permite la generación de nuevos dioses.

De estos cuatro primeros dioses nacen varios, entre los que destacan Urano, el Cielo, y Cronos, el Tiempo e hijo de Gea y Urano. Cronos se enfrenta a su padre, tomando el control del universo, provocando la separación de Cielo y Tierra y permitiendo así que el resto de dioses puedan salir a la luz (hasta ese momento, la unión de los padres no dejaba espacio para nada más).

El origen de los dioses es el origen del mundo. Se cuenta como nacen y procrean elementos fundamentales de la existencia, como el tiempo, el océano, la noche o la luz, pero también otros que pueden considerarse secundarios, desde el arco iris y el sueño hasta el destino, la hambruna o las horas, así como la historia de los grandes héroes mitológicos.

Comparte por favor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *